Planes en Família I: Tibidabo

Para mí existe un lugar mágico que se llama Tibidabo.

No se si muchas y muchos lo conocéis, pero es el parque de atracciones de Barcelona. A 15 minutos en coche,en nuestro caso, hay un montón de atracciones disponibles.

No es el parque de atracciones más grande que hay, ni el más moderno, pero a mí es el que más me gusta.

De pequeña siempre iba un par de veces al año. Una con mi abuelo, que siempre nos llevaba a mi prima y a mi a pasar el día, solos los 3, subíamos sin parar en todas las atracciones. Luego otra en familia con mis tíos, mi prima, mis padres que era igual de divertida.

En mi adolescencia muchos compañeros del colegio trabajaban allí así que era normal subir 2 o 3 veces durante el verano.

En estos años ha cambiado un montón, y aunque no ha dejado de lado sus clásicos como el Hotel Kruegger, los espejos, los autómatas o el Barco Pirata sí que se ha actualizado con una nueva montaña rusa o los troncos de agua.

Así que cuando en la revisión de los 2 años y medio la pediatra me dijo que La Mochuela había superado los 90cm lo tuve claro: ¡este verano la llevamos al Tibidabo!

Pillé las entradas por la web, tuve mucha suerte de encontrar un 2×1 válido para el dia 26 que justo íbamos nosotros(parecía una señal de “ni te lo pienses”). Con la peque decidí reservar la plaza de parking por internet, son 10€ pero lo vale. Sino el parking de la cima se llena en un momento. Así que os lo aconsejo.

Una vez dentro imaginad la locura de La Mochuela, nunca había visto nada parecido y una vez superada la sobredosis de emoción nos fuimos a disfrutar del parque.

Atracciones

Hay un montón de cosas para peques de 90cm a 120 y ademas en la web os explican super bien donde podrán subir vuestros pequeños segun su estatura.

¿La que más nos gustó?

Dificil. Me pareció genial él antiguo castillo del terror(no el hotel Krugger sino el castillo) reconvertido en el Catell dels Contes(Castillo de los Cuentos) pero sigue siendo un poco lúgubre y más para una niña de menos de 3 años. No es el castillos de los cuentos alegre que te esperas. El Alaska que es un clásico de toda la vida(unas foquitas que van por el agua) encantaron a La Mochuela, a mi a su edad también me gustaban un montón. Las camas elástica me parecieron un acierto y fueron lo que en más veces quiso subir La Mochuela.

Comida

Nosotros decidimos comer en el mismo parque. Cuando era pequeña solíamos comer los bocatas que hacía mi madre de lomo con pimiento verde, pero con El Marido preferimos no ir cargados. La comida está bien, con diferentes opciones de “comida rápida” como hamburguesa, hot dogs o pizzas por las diferentes plantas del parque. No son restaurantes, sino puestos de comida rápida con zonas con mesas al lado. Nosotros nos comimos unas hamburguesas con patatas y a La Mochuela le cogimos el menú infantil que consistía en patatas, nuggets y un petit-suis. Si no os apetece comer este tipo de comida, el parque no tiene ningún tipo de restricción para entrar comida y tiene un montón de zonas de picnic para que comáis vuestra comida.

Para merendar compramos unos packs de fruta que vendían en un puesto ambulante y también un algodón de azúcar que un día es un día y a mí me encanta.

Como pequeño consejo por si dudáis, llevad el carrito si vais con un niño pequeño porque el parque está habilitado para carritos y os los guardan en las atracciones. No deja de ser un parque construido en plena montaña y hay muchas cuestas.

Lo pasamos en grande pero acabamos agotados. Eso si, ¡repetiremos seguro!

¡Hasta la próxima mis aterradas/os!

27 cosas que hacer antes de morir

La otra noche salí a cenar con Las Amiguitas para celebrar mi cumpleaños.

Poniéndonos al día de nuestros últimos proyectos una de ellas nos contó que en un máster que estaba haciendo tenía que hacer una lista de las 27 cosas que quería hacer antes de morir. ¿Justo 27? Pues sí.

Comparto la mía y aclaro, no están en orden de prioridad.

1. Llevar a Eurodisney a La Mochuela.

2. Hacer un crucero por los Fiordos con El Marido.

3. Comprar una casa, no un piso, ¡quiero una casa con piscina! (Por soñar…)

4. Volver a conducir.

5. Comprarme un descapotable (para motivarme en lo anterior).

6. Una ruta en coche por USA, ya he hecho 2 con mis padres, pero me gustaria llevar a El marido y a La Mochuela.

7. Tener otro hijo.

8. Escribir un libro.

9. Ir al gimnasio y ponerme enserio con ello.

10. Aprender a cocinar todas las recetas de La Madre que me gustan.

11. Mejorar mi speaking en inglés.

12. Aprender otro idioma.

13. Teñirme de rubio platino o gris.

14. Ir a clases de canto.

15. Cortarme el pelo a lo boy otra vez.

16. Adoptar un perro de una perrera.

17. Cenar en El Celler de Can Roca. Tuve la suerte de ir al de Carme Ruscalleda en Sant Pol antes de que cerrara y al Àbac de Jordi Cruz.

18. Hacer un curso de fotografia.

19. Volver a patinar.

20. Saltar en paracaídas.

21. Hacer puenting.

22. Ir a clases de maquillaje.

23. Montar a caballo.

24. Bucear( a día de hoy me da bastante miedo).

25. Ir a Japón.

26. Aprender a tocar algún instrumento, el piano siempre me ha gustado.

27. Ir a Londres con La Madre.

Está claro que esta lista va variando, si me preguntáis dentro de 5 años seguro que muchas han variado, supongo que ahí está la “gracia” del ejercicio, ¿no?

¿Vosotr@s qué añadiríais a vuestra lista?

Dos tipos de persona

Siempre se dice “hay dos tipos de persona”, y quizás sea cierto. Están las personas de Nesquik y las de Colacao; están las personas de ketchup o mostaza; las de Netflix y los de HBO.

A mí una que me gusta mucho es: ¿Cuántas alarmas te pones para despertarte? Algunos dirán “¿eres de los raros que se levanta con solo una alarma?” Y otros días “¿eres de los toca huevos que necesitan 6 alarmas y despertar a toda la casa?”

Bien, yo soy del grupo de raros y El Marido del grupo de los toca huevos.

Hay días que directamente quiero tirarlo de la cama cuando ya vamos por la 5a alarma y él sigue sin inmutarse apenas. Yo no soy así, a mí me suena la alarma y ya me levanto, hay días que estoy más cansada y para esos días tengo una segunda alarma por si acaso, pero la mayoría de veces no dejo ni que suene.

Normalmente las personas que nos levantamos con la primera alarma somos mas diurnas y las que se ponen varias alarmas más nocturnas(como todo hay excepciones, yo hablo desde lo que he conocido).

Y con nocturno no me refiero a salir de noche que eso nos gusta a todos. No, me refiero a cuando aprovechas más el día, ¿durante la mañana o por la noche? Por ejemplo cuando yo estudiaba aprovechaba mil veces más el día si me levantaba de madrugada. A mí eso de pasarme la noche estudiando no me funcionó nunca, a partir de las 18h mi neuronas no retenían más información. Ahora me levanto pronto para ir a trabajar, pero tengo la tarde libre. Y no os digo que no esté cansada y que al final de semana acumule cansancio, pero realmente no me cuesta mucho madrugar. En cambio El Marido era más de pasarse la noche estudiando y madrugar no es su fuerte para nada.

La Mochuela apunta que será como su padre.

Y tú, ¿eres nocturno o diurno?.

¿ Te levantas a la primera o necesitas varias alarmas?

¡Hasta la próxima mis treintañer@s aterrad@s!

Aterrada Viajera

Ha llegado el verano y con el las vacaciones: viajes y escapadas.

Paris

Me gusta viajar, creo que no conozco a nadie que te diga que no le gusta viajar. Otra cosa es que no te guste el avión o el barco, hay quien prefiere un road trip o una ruta a pie, pero viajar sea como sea, nos gusta a todos.

Roma

No podemos viajar tanto como nos gustaría, pero intentamos hacer algo cada año. El año pasado hicimos un crucero por el báltico y durante 15 días conocimos diferentes países:Suecia, Finlandia, Rusia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Alemania y Dinamarca. Este año hacemos algo más light(económicamente hablado) y nos vamos unos dias a Praga.

Copenhaguen

St. Petersburgo

¿Sois muy metódicos a la hora de preparar un viaje o vais sobre la marcha?

Mexico

Yo soy una auténtica máquina de organización.

Mi locura organizativa se divide en:

1. La Maleta

2. El Viaje

1. La Maleta. Días, que digo días, ¡semanas! antes del viaje ya escribo una lista de todo aquello que voy a llevarme en la maleta. Primero los conjuntos(sí, nada de ropa al azar ni suelta, conjuntos) para el día y conjuntos para la noche. Pongo algo un poco más cuki por si vamos a cenar a un sitio bonito. Hago una lista de zapatos que voy a llevarme, obviamente más de un par y de dos. Luego la lista de básicos con el número de ropa interior que voy a meter en la maleta. Después la lista de los “varios”, donde están cosas como el cargador del movil, la cámara de fotos, bañador(es), etc.

Como podéis ver, viajar en plan mochilero para mí es solo una utopía .

Nueva York

2. El Viaje. Ahí esta la parte que más disfruto. Me compro una guía o busco información de la ciudad o ciudades que vamos a visitar y me aprendo todo lo que puedo. Me empapo bien de “todo lo que ver” y me hago una lista con lo que quiero ver y organizo un poco los días. Que veremos tal día o tal otro. Incluso me gusta leer reseñas de restaurantes o sitios donde tomar algo.

El Marido pobre se resigna y se deja guiar. Somos polos apuestos ya que el iría sobre la marcha, pero no le molesta que yo organice, o eso me dice al menos. Eso si, no quiere que “le coma la olla” semanas antes con “este día veremos esto y al otro esto otro”, con que el mismo día le explique la ruta el contento.

Las Vegas

Los Angeles

¿Vosotr@s sois muy organizad@s para viajar?

¡Hasta la próxima aterrad@s!

“Sombra aquí, sombra allá maquíllate, maquíllate!”

Hace unos días a raíz de una foto que colgó una de mis primas en su insta salió un tema: aquella época de nuestras vidas en las que nunca había demasiado sombra de ojos que ponernos.

Y es que la evolución del maquillaje en mi persona es un tema a tener en cuenta.

De adolescente empecé usando rímel en bachilletaro, rimel y antiojeras era lo único que llevaba. Sí, no puedo culpar a La Mochuela de mis ojeras, me han acompañado toda la vida.

Cuando empecé la universidad y hasta los 20 y poco mi vida fue un experimentar de sombras. Dos de las Amiguitas fueron a unas clases de maquillaje y nos fiábamos de ellas y sus consejos sobre el difuminado de sombras como si de auténticas profesionales se tratara. Más de una vez nos dejamos maquillar por ellas antes de salir de fiesta. Dando como resultado unos ojos negros “difuminados” maravillosos. Eso para salir, yo durante el día llevaba una especie de sombra blanca con brillos, todo muy elegante y minimalista. Pero bueno, era una época en la que salíamos de fiesta con calentadores, la sombra de ojos era el menor de nuestros problemas.

El siguiente nivel fue empezar a jugar con el que es mi mejor amigo a día de hoy…el maravilloso eyeliner. Ya sea para salir o para el día q día no me falla. Cambio el grosos o el largo de la ralla que hago, pero eyeliner de día y de noche, rímel y ahora mas que nunca antiojeras.

No ha sido hasta ahora en mis treinta-y-pocos que he añadido a mi look el pintalabios. Hasta hace unos meses me veía disfrazada y ahora no se salir de casa sin los labios pintados.

Los productos que uso son muy básicos y siempre los mismo. Base, antiojeras, eyeliner, rimel, pintalabios y a la calle. Si es pra salir añado un poco de colorete t hago la ralla del eyeliner más gruesa y punto. No me complico demasiado.

Antiojeras: l’oreal accord parfait 2N

Rímel: big&beatiful de margaret astor

Base: l’oreal accord parfait

Eyeliner:Astor de punta dura, waterprooff

Pintalabios: solo uso dos, super stay mate ink el 125 y el 130.

¿Vosotras que usáis? ¿Qué básicos tenéis y me aconsejáis probar?

Hormonas, ¿y qué?

Mi yo pre mentrual es muy fuerte. Pero no fuerte en plan “podría comerme el mundo” no, fuerte en plan “me como una tableta de chocolate sin pestañear”.

Es más ayer le envié éste mensaje a El Marido mientras él estaba en el super:

Cómprame algo de chocolate que tenemos que intentar superar la semana”.

Y tranquilas y tranquilos que no me voy a poner a hablar por aquí de mi regla, menstruación o como queráis llamarla, no…os voy a hablar de mis amigas las hormonas, porque esas sí que me afectan. Me pongo a llorar o me entra la ira homicida en cuestión de segundos. ¿Por qué os cuento esto? Pues por hacer un poco de tribu y no sentirme ni tan sola ni tan loca.

Pensaréis que si tanto me afectan durante el embarazo debía ser la hostia. Pues os diré que lo llevé muy bien. Solo hubo un día que la ira se apoderó de mi y que le dije a El Marido “menos mal que no estabas en casa porque te hubiera roto una silla en la cabeza” es más, salí por la ventana y todo para ver si lo veía por la calle para tirarle algo. Aunque estoy segura que si un día con tiempo os cuento el motivo me dais la razón. Bueno quizás para romperle una silla en la cabeza no era, eso sí lo acepto.

Con este tema El Marido tiene el cielo ganado. Lo aprendió pronto y por la puerta grande. Cuando llevábamos pocos meses saliendo me dijo un día en el gym “tienes los hombros un poco huesudos”. ¿Huesudos? No sé aún que pretendía decirme con eso y no le di tiempo a explicarse porque me puse a llorar a moco tendido en mitad del gym. Un gym abarrotado a esa hora y con mi padre haciendo pesas al final de la sala sin saber muy bien si tenía que dejar que lo solucionáramos o si tenia que venir a dar un puñetazo a alguien. Y yo pasé del llanto de pena extrema por mis hombros huesudos al llanto de vergüenza porque todo el mundo nos miraba, cosa que hacía que nos miraran más. ¡Un momentazo! Desde entonces cuando El Marido quiere meterse conmigo, porque el es mucho de chinchar, le digo “estoy hormonal” y el pilla perfectamente que esa semana nada de meterse conmigo en plan broma porque puedo acabar llorando dónde y cuándo sea.

Ya os he contado una de ira y una de llanto. ¿Os afectan tanto las hormonas? Contadme algún momentazo.

Operación Pañal

Cuando tenía 18 y me examiné la primera vez para sacarme el carnet de conducir suspendí. Y pensé “nunca voy a conseguirlo” porque lo había hecho lo mejor que sabía, así que vi lo de aprobar super lejano. Sin embargo a la siguiente aprobé. ¿Por qué os cuento esto? Pues porque el primer día sin pañal en casa pensé lo mismo, “nunca vamos a conseguirlo”.

Cada bebé o niño es un mundo así que no hay un momento para decidir empezar la operación pañal. Muchos colegios no permiten empezar p3 y llevar pañal, así que eso marca un poco las pautas. Es el caso del colegio donde empezará La Mochuela en septiembre, así que antes de septiembre teníamos que despedirnos del pañal. Podríamos haber empezado en verano pero me parecía un poco justo de tiempo para que lo tuviera controlado y como ella estaba preparada decidí que semana santa teniendo yo vacaciones era el momento idóneo.

El primer dia en casa con ella fue agotador. Tengo que decir que ella lo hizo genial, pero tuvo 5 escapes de pipi en todo el dia, 4 por la mañana y 1 por la tarde. El resto de pipis los hizo todos en el wc de los mayores. Nosotros no hemos comprado un orinal, sino un adaptador y un escalón para que llegue, y ella solita sube al vater. Pero El Marido trabajaba, así que, sola en casa sin salir en todo el dia y cada 15 minutos preguntando si tenia pipi…se me hizo el día muy muy largo.

El segundo día sin pañal decidimos salir a la calle las dos solas y fue un éxito. Yo iba cargada con 5 mudas(bragas, medias y vestidos), 2 pares de zapatos …vamos, media casa a cuesta y no hemos usado nada. Todos los pipis los hizo en el baño del bar donde estábamos, eso si fue llegar a casa y hacerse caca y pipi encima. Pero bueno, no está mal. Y por la tarde igual o más bien, ya que hizo todos los pipis en el baño, no tuvo ningún escape y ella pidió varias hacer pipi.

El tercer día nos vinimos arriba y nos fuimos a la casa de unos amigos a unos 40 minutos de la ciudad. Tengo que decir que cuando El Marido me dijo que el sábado íbamos de barbacoa me pareció una mala decisión. ¿40 minutos en coche y una casa ajena para el tercer día sin pañal? Avisé que La Mochuela les iba a abonar el cesped. Pero después de lo bien que fue el segundo día me volví la más positiva con el tema y no iba desencaminada. Lo hizo fenomenal, solo tuvo un pequeño escape en todo el día y además ya avisaba ella con un melodioso “pipi mami”.

El resto de días no os los voy a contar por no aburriros, pero la cosa a seguido bien, ya le tenemos el ritmo pillado a lo de ir sin pañal, ¡y yo contentísima!

A pasado una semana desde que quitamos el pañal y ya tenemos pipis y cacas controlados.

Mis minis consejos para la operación pañal:

una vez que empieces no lo dejes”. Eso es algo que me dijo mucha gente y no fue hasta que empece mi propia operación pañal que entendí el significado de esa frase. Te entrarán ganas, cuando lleves 5 horas y hayas limpiado 5 pipis te entraran ganas de dejarlo para otro día, pero no desfallezcas, de verdad que se acaba viendo la luz al final del túnel , sino es ese día será al siguiente pero será.

Hazte con un buen arsenal de bragas/ calzoncillos. Esto me lo dijo un compañero de trabajo y más razón que un santo.

Un equipo adecuado a tu bebe. En mi caso no nos servía un orinal porque La Mochuela tenía curiosidad por ir al wc de los grandes, así que compramos un adaptador y un escalón.

⁃ Fíjate en las señales que indiquen que tu hijo/a está listo/a.

Ves explicándole lo que va a pasar en los próximos dias y el día que deje el pañal explícaselo muy bien, nosotras hasta teníamos una canción que se llamaba “adiós pañalete ya no te llevaré en mi culete”, es tan buena que seguro pronto la oiréis en la radio.

Así que si creéis que vuestro pequeño está listo, no lo dudéis…aunque hayan unos días difíciles lo pillan antes de lo que pensamos.

¿Cómo fue tu experiencia con la Operación Pañal?

¡Hasta la próxima mis treintañeras aterradas!